La inteligencia reside en el lenguaje. Pero ambas, con mucha frecuencia, no se usan para el bien de todos, sino para la explotación, la deslealtad, la corrupción y la desigualdad. Sus frutos, los inventos del siglo XX por ejemplo, no son accesibles a todos, y la inteligencia de las mujeres fue ocultada a lo largo de la historia humana.

Un pueblo solucionando problemas. Esta gran empresa colectiva sólo es posible mediante el aprendizaje de los lenguajes, que constituyen la tecnología que conforma el pensamiento racional, la imaginación y la creación.

Estos asuntos son abordados aquí, desde la filosofía del lenguaje, por la Dra. Adela Rolón, en su columna Variaciones Lingüísticas del Siglo XX.