La expresión extranjera 0K

Por la Dra. Adela Rolón

Hay palabras y expresiones extranjeras con las que se pretende reemplazar y simplificar nuestro idioma tan rico y expresivo. Empecemos por analizar la tan usada expresión (okey) que podemos considerar mundialmente usada. En Argentina la empleamos en todos los niveles educativos, en las computadoras, en los teléfonos. La usamos en lugar de: sí, bueno, de acuerdo, como no, lo haré, en efecto, muy bien, excelente, perfecto, correcto, a esa hora nos vemos, conversamos, nos reunimos. Lo entendí, puedo hacerlo, gracias, adelante, pase etc.

Hasta tiene signos que la representan con el dedo pulgar y una carita sonriente y si el dedo está para abajo significa negación; no, me fue mal, se murió, no aprobé, y depende del contexto en que se use. Muchas cosas más.

Fue el lingüista norteamericano y docente de la Universidad de Columbia, Allen Walker Red, quien se preocupó por encontrar el verdadero origen de la palabra. Dedicó varios años de su vida a examinar documentos, hemerotecas y textos antiguos hasta que logró dar forma a la explicación que hoy es la que se tiene por verdadera y así eliminar algunas hipótesis como la de que el origen principal del término viene de la Guerra Civil estadounidense, cuando los soldados utilizaban una pizarra para revelar los muertos en la batalla, “0 Killed” (cero muertos) en el caso de que nadie pereciera. O nadie había muerto o cero muertos. Todo un mito.

Parece que haya existido siempre, pero no es así. Los jóvenes intelectuales de Boston a principios del siglo XIX (allá por el 1830) usaron un código humorístico de frases abreviadas “OW” para “oll wright”. Y aunque la mayoría de ellos pasaron de moda y jamás nadie se acordó de ellos, “0K” o “oll korrect” (todo correcto) persistió a lo largo de los años.

Avalar la teoría de que “todo correcto” se contrae en 0K basándose en que estas dos letras representan “OLL KORRECT”, quiere decir que se desconoce la lengua inglesa hasta el punto de decir que TODO, que en inglés el ALL, realmente es OLL y que CORRECTO que en inglés es Right realmente es KORRECT (con K).

Tenemos dos posibilidades o entenderla como cero muerto o entenderla como todo correcto con los consiguientes errores ortográficos de los jóvenes de Boston.

Concluyendo.

Creo que elegimos los usos que ya se han popularizado en castellano. Sin embargo, es muy grato escuchar el ¡ia! chileno, el ¡vale! español, el ¡mándele! mexicano y la ¡vaina! venezolana como muletillas que se sitúan y tienen también un aire castellano.

No estamos discutiendo ni una dicción castellana ni una palabra española,  todo el problema proviene para nosotros de la informática y de la mala costumbre de emplear abreviaturas porque alguien ha inventado que escribiendo la K se puede reemplazar la Q y que la palabra Que puede ser abreviada con una Q y un apóstrofe. El apóstrofe es semejante a una coma en la parte superior de las letras.

Nosotros tenemos reglas para las abreviaturas y nuestra lengua no tiene apóstrofes como el francés. También abrevian los pronombres interrogativos con apóstrofes  Cómo, Dónde, Cuándo con la primera consonante y un apóstrofe.

La mora de las muletillas es muy argentina  y donde más se usan es en las conversaciones a pesar de que  algunas de ellos son errónes porque constituyen redundancias o pleonasmos, que son errores de reiteración de la lengua, por ejemplo.

Es el caso de Hoy por hoy. La pregunta semántica dice ¿qué expresa esta redundancia que no baste con decir hoy? En el día a día puede ser reemplazado por cada día o por: en la cotidianeidad. Otra expresión recargada es en tanto y en cuanto. Expresadas en la misma oración para acentuar tanto con cuanto, aunque los dos podrían ser adverbios indistintos, sinónimos. Es posible decir: “En cuanto pueda te busco el libro” o “En tanto me lo digas vendré a buscarte”.

Parece que muchos están dispuestos a cambiar el idioma en lugar de conocerlo y aprenderlo en su variedad literaria y científica. Aprender el idioma es introducirnos en el núcleo de nuestro conocimiento. El ejercicio del lenguaje y las expresiones es lo que nosotros y todos los demás entendemos por inteligencia. Con este tema ingresamos directamente a la filosofía del lenguaje y a las más ricas teorías del conocimiento que provienen del siglo XX, aunque su tratamiento es mucho más antiguo.