Jimena Alcota: “En las relaciones hay que tener en vista la salida de emergencia”

El 14 de febrero es el día de San Valentín, conmemoración de origen cristiano que celebra la union de parejas de enamorados. A lo largo de los años el comercio se sostuvo de esta fecha para alentar el consumismo. No obstante, en el día de San Valentín ponemos el foco para deshilar términos y acciones naturalizadas que profesamos en nombre del amor.

Jimena Alcota, Psicóloga e integrante de la Red de Psicologuxs Feministas, sostuvo en Radio Universidad que “el amor en los vínculos, tiene como base el bien o lo bueno. Para usarlo como orientación, para saber que si no me siento bien, sino me aman y lo que estoy viviendo no puedo considerarlo como bueno me tendré que cuestionar si es amor o no. Hay una autora española, Brigitte Vasallo, que habla sobre amor disney, ella hace todo un análisis de las películas de disney, es interesante porque es mucho mas abarcativo que el amor romántico. Este es un día para expresar el cariño hacia la otra persona pero también hay que pensar que idea sostiene a ese amor o que hace que esas personas estén juntas”.

En esta misma línea, la profesional habló sobre la obsesión y el amor y como poder diferenciarlo. “La obsesión esta caracterizada por ideas fijas de alguien o algo y las conductas están orientadas por el miedo a perder algo. De repente una persona busca a otra por el simple hecho de estar y no dejar a la otra tener una nueva pareja pero no con las intenciones de recomponer una relación sino con la intención de estar, de saber lo que la otra persona hace, de asegurarse que no va a estar con otra aunque el que busca este en otra relación . No deja que la relación del pasado forme nuevos vínculos y ahí podemos encontrar esto de la obsesión. Hay una necesidad de posesión, que no se puede soltar pero no tiene que ver con que esa persona quiera estar o ame si no no existirían los casos Úrsula. No tiene sentido eso de matar al que yo amo”.

Por otra parte, Alcota señaló que es importante hacer el duelo después de una perdida. “Cualquier perdida no sola la física por muerte sino también la perdida de una pareja hay que hacer duelo. Se trata de saber que lo que fue ya no va ser. Cualquier perdida conlleva duelo y en cuanto a duelar no hay un tiempo que marque hasta aquí es sano hasta aquí es patológico. El caso de Úrsula es un ejemplo de un duelo que no se ha podido elaborar con todos los condimentos que ese caso tiene. Hay mitos que están en la base de las relaciones de pareja que tiene que ver con creer que el otro me completa, de posesión, el otro es mi media mitad entonces hay mucha demanda puesta en el otro u otra. Si el otro no puede o no quiere me frustra porque si una persona es violenta y no se controla puede terminar como el caso de Úrsula. Lamentablemente nos anoticiamos todos los días de hechos de violencia que se han naturalizado y que afortunadamente hoy las pensamos y ya no justificamos”.

En otro orden, Alcota reflexionó sobre el feminismo, “el feminismo ha venido a echar luz sobre las relaciones. Nos ha mostrado que hay relaciones de poder en los vínculos. Antes el poder estaba en el estado, en la cosa pública, en el afuera y de repente cuando empezamos a pensar en los vínculos mas íntimos ahí nos damos cuenta de que  sea el que sea hay relaciones de poder, uno que lo ejerce y el otro el que se somete. El poder puede que este dividido y el poder lo tenga por momentos uno y por momentos otro pero el poder se ejerce de dos maneras en los vínculos. Primero a través del miedo, la amenazas, si no haces lo que digo atenete a las consecuencias y el otro es el de la manipulación a través de la culpa. –Sin vos yo me muero; te necesito; sin vos yo no soy nada; como me vas a dejar así en este momento-. Y la mujer es culpógenas historicamente pensemos en el prototipo de mujer que es Eva y ella mordió el fruto prohibido y culpa de ella fuimos expulsados del paraíso. A veces se sufre mas desde la culpa que del miedo. Y la mujer a través de ese mandato de amor incondicional que se nos ha impuesto, porque esto recae en la mujer particularmente, la mujer tiene que abnegarse por el otro, la mujer tiene que anularse, la mujer tiene que someterse, la mujer esta encargada de cuidar. Siempre esta el mandato puesto en que la mujer es la que sostiene los vínculos familiares, amorosos, de cuidado. Si hay una falla es culpa de la mujer, y en ese mandato si no lo cumple la mujer es la culpable, esto no es solo una cuestión interna, es social”.

Finalmente la psicóloga advirtió que en las nuevas generaciones hay una desconstrucción importante pero que hace falta camino por recorrer. “Por ahí cuando se habla de amor propio hay que tener cuidado, hay que encontrar cierto equilibrio porque cuando yo quiero me quiero y por ahí se puede caer en un narcisismos que no esta bueno, la idea es encontrar un punto justo. Una guía orientadora es si pensamos en términos dicotómicos, sano, insano, esto me hace bien y esto no. Las relaciones se vuelven tóxicas o patológicas cuando a uno no le hace bien.  En las relaciones hay que tener en vista la salida de emergencia porque nunca sabemos hasta cuando podemos sostener algo”.

LEER MAS NOTICIAS AQUI