Norma Aubone: “No hay que separar la salud física de la mental”

El 10 de octubre se conmemoró el dia mundial de la salud mental con una campaña que promueve la identificación, tratamiento y prevención de algún trastorno o conducta. En 2019 se centró en la prevención del suicidio.

Según la OMS, los desórdenes depresivos son la causa más común de muerte en personas jóvenes por suicidio y depresión. las terapias psicológicas y psiquiátricas son recomendadas, pero son moderadamente efectivas, con hasta el 50% de los jóvenes que no responden al tratamiento o experimentan recaídas.

La Psicóloga e Integrante del Foro de Salud Mental y Derecho Humanos, Norma Aubone, contó a Radio Universidad que el contexto de pandemia nos a puesto en un momento de clara incertidumbre porque todos los patrones de seguridad y de garantía en los que ha estado sostenido este mundo contemporáneo se esta desfondando. “En momentos de incertidumbre cuanto mas registro tengamos de nuestra vulnerabilidad nos lleva a un replanteamiento de nuestros modos y de nuestra concepción de salud y enfermedad porque creo que en este dominio del individualismo, de lo fragmentario, de los intereses en pugna y en lucha no solamente se pierde el sentido de lo colectivo”.

En este sentido la profesional agregó que la la pandemia y los incendios no son desastres de la naturaleza sino son provocados.  “La búsqueda de la justicia, el resguardo de la ecología y por otro lado se ponen de relieve las miserias mas espantosas de la condición humana y en este contexto tenemos que plantear la ley de salud mental que hace 10 años fue sancionada. La salud no es un derecho individual sino hay que considerarlo como un derecho colectivo. La salud física no hay que separarla de la mental. La salud debe ser entendida como una integridad, como una armonía en relación a los valores morales, culturales, económicos, políticos y esto no se puede lograr de forma individual sino colectiva”.

Por otra parte Aubone resaltó la importancia de apuntar a la transformación. “Hay que repensar porque hay una tensión de dos concepciones resultado de las redes sociales. La mirada individualista propia de las concepciones modernas que apuntan al derecho individual, único. La mirada disciplinar de la ciencia en estos campos llevan a una idea fragmentaria tomado al ser humano como parte busca la verdad como si una ciencia exacta. La realidad es una complejidad y hay que abordarla así.  Interdiciplinario es imperativo hay que ponerlo en agenda porque este tema de la salud mental es desconocido y es sumamente importante el tratamiento de la salud mental. No es terreno privativo de ninguna especialidad sino de todos los espacios comunitarios porque tiene que ver con como queremos vivir. No hay salud mental sino hay un colectivo que conforme una red que sostenga y que de acceso a la palabra desde el aislamiento ya sea en una clínica, en un asilo o en un espacio privatizado como en la casa propia. No hay posibilidad salir del encierro y esto lleva a lo mas mortífero.

Por último Aubone dijo que “el lugar que tienen los que no son adultos mayores es fundamental. Debe haber un acompañamiento. Este soporte afectivo que no solamente debe ser de la familia sino de los pares también son los que generan el especio de prevención. Cuando se comparten vivencias, sentimientos, se ha podido reinventar otras herramientas para sostener y hacer encuentros con amigos y también compartir espacios con otras personas como son las nuevas plataformas digitales. No hay un hilo que sostenga mas que la perspectiva utópica para transformar al mundo. Esta cultura individualista, necrófila que tiende al aprovechamiento, al extractivismo y al despojo en este intento denodado de poder, de riqueza. Las redes pueden construir pero también están al servicio de la fragmentación. No hay un hilo que sostenga mas que la perspectiva utópica para transformar al mundo. Sin una perspectiva utópica no se puede construir un tejido”.

LEER MAS NOTICIAS AQUI