Sergio Montañez: “La hepatitis A y B se pueden prevenir a través de la higiene y la vacunación”

En el día mundial contra la hepatitis se realizó una charla en el 3 piso del Centro Cívico con médicos especialistas en el tema para poner en relieve consideraciones sobre la enfermedad, los síntomas, medidas de prevención y su tratamiento.

Sergio Montañez, Médico del Servicio de Gastroenterología del Hospital Marcial Quiroga explicó a Radio Universidad que “las hepatitis virales son un grupo de enfermedades producidas por el ingreso de un virus al hígado y que produce inflamación, esta puede ser aguda o crónica. Hay algunos virus  que solamente van a producir inflamación aguda esto quiere decir que tiene un tiempo de inflamación en el cual puede o no producir síntomas. En el caso de las hepatitis A, el periodo de incubación puede ir de 40 a 45 dias hasta que el paciente desarrolla la enfermedad que puede consistir en dolor abdominal, coloración en la piel (se pone de un color amarillenta y eso se llama ictericia), a veces produce nauseas, decaimiento y esto tiene un proceso de dos o tres semanas y luego el paciente mejora”.

En este sentido el profesional añadió, “la hepatitis B en algunos casos, también, se puede dar en forma aguda con los mismos síntomas de la hepatitis A. La diferencia entre ambas es que en la hepatitis A el contagio se llama fecal-oral esto quiere decir que tiene que ver con la higiene, se transmite a través de la materia fecal, la orina o el contacto con la utilización de fomites. Los fomites son el plato, el cubierto, la toalla, ese tipo de cosas en donde uno puede dejar el virus y lo puede transmitir. En el caso de la hepatitis B, ésta es una enfermedad que se transmite por vía parenteral, es decir a través del contacto sanguíneo-sanguíneo y de los contactos sexuales. Esos serian los grupos mas importantes. Los contactos sexuales con personas que son del mismo género a veces en las personas que tienen parejas de distintos géneros y el contacto parenteral puede ser a través de los tatuajes, a través de la drogadicción endovenosa y de algún tipo de cirugía que se se han dado mucho antes de los años 90 aproximadamente, donde los testeos se hacían mas rigurosos en los hospitales y centros de salud”.

Por último, Montañez, se refirió a la hepatitis C, “esta es una enfermedad que si bien puede tener un curso agudo es muy despreciable, muy rápida, por lo general no se diagnostica y pasamos a tener una hepatitis crónica. La hepatitis B que tiene un curso agudo y que puede darse en el 80% de las veces, en un 20% también es una enfermedad que puede llevar a la hepatitis crónica”.

 

Medidas de prevención y algo más

“La hepatitis A y B se pueden prevenir a traves de la higiene y la vacunación. Ambas tienen un esquema pre establecido de vacunación. En el caso de la hepatitis A con una sola dosis y en el caso de la hepatitis B con tres dosis, la hepatitis C no tiene vacuna. En el caso de las hepatitis crónicas tanto la hepatitis B y C pueden ser enfermedades muy agresivas que de la cronicidad pasan a la cirrosis y lo peor que puede ocurrir es que se complique con un cáncer de hígado tanto la hepatitis B como la C. En el caso de la hepatitis C esta va a ser de mayor contagio a través de los accidentes por via endovenosa que serian parenteral y no tanto por vía sexual. Esto lo diferencia un poco de la hepatitis B que tiene una altísima probabilidad de contagio por vía sexual. En el caso de la hepatitis C, en la actualidad, tiene tratamiento. Los remedios que salieron en los últimos años permiten una curación mayor al 90% en la mayoría de los casos, incluso en pacientes que están complicados con cirrosis. El tratamiento consiste en ingerir uno o dos comprimidos por dia por alrededor de 12 semanas ese seria el esquema habitual y mas frecuente. En el caso de la hepatitis B, no tiene tratamiento medico que sea tan efectivo como el de la hepatitis C. La prevención tiene una importancia fundamental sobre todo la higiene en el caso de la hepatitis A. En el caso de la hepatitis B, la vacunación, la higiene y evitar todos los factores de riesgo. En la actualidad las transfusiones han dejado de ser un problema cosa que no lo fue hasta antes de los años 90. Se hacen testeos y en las cirugías se tiene en cuenta todos los métodos de esterilización ya sea cirugías bucales o cirugías corporales. En cuanto a la hepatitis C cabe recordar que no hay vacunación entonces hay que evitar los factores de riesgo que rondan mas por las transmisiones parenterales, accidentes que haya contacto sangre con sangre y muy poco con la difusión de la madre hacia el niño y en las relaciones sexuales” finalizó Montañez.

LEER MAS NOTICIAS AQUI