Mascotas: Convivencia con perros adultos

La presencia de una mascota en el hogar puede mejorar la calidad de vida y contribuir a mejorar la salud física y mental de las personas. Se ha demostrado que tener una mascota es un gran remedio contra la depresión porque su compañía aumenta la sensación de seguridad y protección. Radio Universidad dialogó con José “Pepe” Ponce, Conductista Canino, quien en esta oportunidad fue consultado sobre la “convivencia con perros adultos”.

Respecto a los beneficios de tener una mascota adulta en casa, Pepe Ponce nos comentó que “el perro adulto (estamos hablando de un perro de más de 10 años) es un excelente compañero, el menos conflictivo, que ya está adaptado por lo que no presenta ningún tipo de problema, salvo que esté enfermo; pero estando sano la convivencia suele ser muy gratificante”.

Es una muy buena opción para aquellos que quieren adoptar una mascota, los perros mayores son altamente sociales y se adaptan con gran facilidad, ofrecen multitud de atributos que mucha gente desconoce, nos explicó el conductista canino.

El perro adulto no suele tener malas costumbres, es un animal que ya está maduro, que busca nuestra compañía, no son conflictivos, por lo general no traen problemas. Se puede decir que es un perro ideal para compañía tanto para grandes, chicos, para toda la familia.

“Yo que mantengo contacto con refugios y proteccionistas, puedo afirmar que en los refugios al momento de adoptarlos son los perros adultos los que mejor se han adaptado a sus nuevos hogares, el 90% son perros mansos, adaptables y buenos compañeros”, comentó Ponce.

 

Comportamiento del perro adulto

Debemos comprender que los perros mayores tienen una salud más frágil, ya que su sistema inmunológico se torna más débil. Los canes de edad avanzada pueden desarrollar numerosas enfermedades y muchas de ellas impactan negativamente en sus sentidos y en su comportamiento. Al sentirse más vulnerable o experimentar dolor, el perro puede mostrarse más agresivo, nervioso, miedoso o ansioso. Es importante llevarlo a veterinario periódicamente para verificar su estado de salud.

Además, debemos considerar que nuestros mejores amigos necesitan mucha compañía y afecto en esta nueva etapa de su vida. Un perro anciano que pasa mucho tiempo solo o no recibe la atención necesaria puede sufrir tristeza y de ansiedad, finalizó Pepe Ponce.

LEER MAS NOTICIAS AQUI