Una luchadora del balonmano universitario

La vida universitaria abre muchas puertas para una persona. El deporte es una de las que primero se abre para aquellos que no dejan de perseguir sus sueños adentro de un campo de juego. Esta es la historia de una estudiante de abogacía que empezó su carrera universitaria y también su vida deportiva dentro de la Universidad Nacional de San Juan.

Florencia Páez empezó con 19 años a jugar al handball para la U. Ella afirma que le gustó el deporte cuando estaba en primaria pero que por diferentes motivos no pudo practicarlo, por eso cuando tuvo la chance junto a su amiga Paula Faliti no dudo en ser parte del equipo que dirige Rubens López, un gran entrenador de la UNSJ.

 

La extremo derecho del último campeón del handball sanjuanino recordó que “empecé a jugar al handball a los 19 años. Desde que lo jugué en la primaria me gustó, pero por diferentes actividades que hacía aparte de la escuela no me daban los tiempos para practicarlo en algún club. Tengo una amiga de la infancia que lo jugaba y todavía lo juega, Paula Faliti. A los 12 años íbamos juntas a una academia de canto y guitarra cuando me contó que hacía handball en la U. A los 15 años yo dejé de ir a la academia y no la vi más. Cuando empecé la facultad me la encontré en el colectivo y le pregunté si seguía jugando porque yo quería empezar, me dijo que sí y quedamos en juntarnos en la puerta de la U. Yo ya no tenía tantas actividades como años anteriores, solo iba a la Facu asique al fin pude empezar”.

 

Desde ese momento Florencia no paró más, en ocho años y medio logró formarse como jugadora integrar equipos que jugaron cosas importantes adentro y afuera de la provincia y del país. Para ella el balón mano: “me atrajo mucho la dinámica, cuando empecé a conocerlo y aprenderlo más me atrapó por completo. Es un juego muy rápido, no te da tiempo a lamentarte por algún error, tenés que retomar la concentración automáticamente para ir a atacar o defender”. Por ello se sincera y dice que “el handball me dio mucho, puedo decir que me cambió la vida. Por un lado me dio verdaderas amistades, además tengo la posibilidad de trabajar enseñando handball en el club que tanto quiero, y me apasiona tanto enseñarlo que hasta decidí comenzar este año la carrera de Educación Física”.

Tuvo muchas batallas adentro de la cancha que en algunas fuimos testigos de grandes epopeyas de ella y sus compañeras. Para la Zurda los recuerdos se agolpan y nos dice que tuve muchos partidos importantes: los clásicos siempre fueron importantes (Landini y Alianza) no importaba en que etapa del torneo fueran, las finales también. Pero los más importantes y que hoy recuerdo más fueron la semifinal del apertura 2019, que fue un partido durísimo y muy peleado y la final que nos llevó a ser campeonas del Torneo con un equipo que nos costó muchísimo armar y que la luchó siempre”.

 

Una chica que deja mucha pasión en lo que hace y que cosecha frutos donde quiera que vaya. Ahora en su nueva etapa de entrenadora de los chicos es algo que disfruta y deja todo lo que aprendió de su maestro, Rubens López con quien tiene un relación muy cercana; “Rubens López en principio fue el profe que tuvo el valor de enseñarme a jugar al handball a pesar de tener 19 años. Luego fue el entrenador que puso todas las fichas en mí por el simple hecho de ser zurda y ser la única zurda del equipo, me bancó en todas. Y con el pasar del tiempo se convirtió en mi confidente, mi gran consejero, mi papá adoptivo” afirma orgullosa la Zurda Páez.

Los partidos en le beachhandball que le permitieron viajar a lugares maravillosos como jugadora. Pero también como técnica de la selección juvenil de beach handball de  la provincia y de la selección de menores de San Juan, son cosas que ha logrado en todos estos años. Pero sin dudas la experiencia de la que aprendió mucho es la que tuvo el año pasado. Florencia nos contó que “ver a la Selección Argentina fue lo mejor, fueron unos días increíbles, nunca nos esperamos tener un torneo asi en San Juan y por suerte lo aprovechamos muchísimo, tanto la charla de DT Manolo Cadenas con los entrenadores; como las clínicas en las que estuvieron los jugadores de la selección con nuestros jugadores. Ver ese tipo de partidos en primera fila fue un lujo.

Este año será distinto para ella. No solo porque tenemos una cuarentena que nos cambiará la vida a todos, sino que ella decidió torcer el rumbo de su vida para dedicarse a pleno a su deporte. Ese que en sus sueños: “el handball en San Juan llegue a ser competitivo, que tengamos muchos más clubes y que alguno de mis jugadores llegue a la Selección Argentina” afirmó en voz alta y firme.

 

 

 

LEER MAS NOTICIAS AQUI