El domingo se realizó la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación. El presidente Alberto Fernandez, habló de diversos temas, algunos mas controvertidos que otros. Oscar Rivero, Politólogo y docente de la Facultad de Ciencias Sociales realizó un análisis del discurso partiendo de la estructuración y finalizando en una prospección.

“El texto estuvo estructurado según una lógica política, es una descripción minuciosa acerca de lo que ocurrió, acerca de la realidad en la que se encuentra el estado argentino y una propuesta para ir sorteando los problemas e ir avanzando hacia una Argentina próspera que tenga la oportunidad para que nos desarrollemos en las diferentes áreas y funciones que nos desempeñamos” dijo Rivero.

Por otra parte el docente sostuvo que “lo que atiende primero, el Presidente, en su discurso, es recuperar el valor de la palabra. El gobierno anterior emitía palabras vacías, huecas. Sus significados contrariaban sus hechos lo cual perdía verdad y adecuación con la realidad. Ahora hay un planteo, datos estadísticas de organismos que se dedican a describir los fenómenos sociales y da una serie de respuestas concretas para el corto y el mediano plazo y no dice cosas innecesarias. Tiene todo un sustento en términos de acción porque no se puede decir lo que no se va a cumplir. Se esta diciendo lo que se esta trabajando”.

Consultado sobre los proyectos de ley que Fernández enviará al Congreso, el docente sostuvo, “las leyes son normas pero también son un plan. Y el hecho de que se envíe proyectos de leyes al congreso quiere decir que hay un programa, un plan de gobierno. Alberto tiene una vasta experiencia, ha ocupado cargos concretos y ha sido un funcionario de alta jerarquía pero ademas es un gran articulador político, un coordinador de intereses conflictivos. En el ejercicio del poder esta tratando de conciliar intereses antagónicos. Esta siendo eficaz en atender cosas inmediatas como el hambre y la pobreza. Por otro lado abordó Malvinas, Mercosur, Derechos Humanos,  deuda externa, temas judiciales, de la soberanía nacional, de la plataforma marítima, de la pesca, etc. Los que dicen que no hay plan, lo dicen porque no hay un plan de ajuste. El neo liberalismo minimiza al estado a gendarmes de un grupo empresarial vinculados al capitalismo. Para el neo liberalismo el estado es un estado cuando ajusta en vistas a favorecer a grandes sectores”.

Finalmente, Rivero destacó que “quien gobierna es el que marca el rumbo y esa es la línea que el peronismo tiene que tomar como referencia. En política se mide por el resultado y por el principio de la mayoría. El que tenga razón es el que obtenga mayor cantidad de votos en términos de sintetización”.