Mientras Trump celebra, Rusia lo condena. Siria tiene sus armas intactas e Iran amenaza con represalias. No habría armas químicas en la región.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha celebrado este sábado el éxito de su operación militar en Siria. “Misión cumplida”, ha tuiteado en un mensaje en el que ha asegurado que el ataque estuvo “perfectamente ejecutado”.

En una calculada operación militar, EE UU atacó en coordinación con Francia y el Reino Unido al “bárbaro” régimen de Bachar El Asad por el supuesto empleo de gas cloro contra la población civil de Duma (Siria). Siria asegura que el ataque no ha afectado a su capacidad militar.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha acusado a Washington de “hacer el juego” a los terroristas y de “agravar la catástrofe humanitaria” en Siria. Irán ha advertido de que el ataque en Siria “tendrá consecuencias”.

Además, el Consejo de Seguridad de la ONU se ha reunido esta tarde (por ayer) a petición de Rusia, que intentaba aprobar una resolución de condena a la intervención militar en Siria. Esta ha sido rechazada por tres votos a favor, ocho en contra y cuatro abstenciones.

Posteriormente EE UU, Reino Unido y Francia han presentado al Consejo de Seguridad un proyecto de resolución que incluye investigar los supuestos ataques químicos de Damasco, envíos de ayuda humanitaria al pueblo sirio y la exigencia al régimen de El Asad de que acepte entrar en conversaciones de paz bajo supervisión de Naciones Unidas.

Compartir