Cuando los ingresos no coinciden con el estilo de vida, las alarmas suenan. La pericia contable ordenada por el juez Lijo a Agustina Kampfer, expareja de Amado Boudou, presentó como resultado una imposibilidad de justificar gastos.

De acuerdo a lo que informa Clarín, de la investigación, que abarca once años, se desprende que Kampfer mejoró su situación patrimonial: pasó de cobrar $575 en 2001 a más de 848 mil pesos en 2012. Sin embargo, ciertas cosas no pueden explicarse: la compra de un departamento, dólares declarados en plazos vencidos y movimientos de dinero poco claros son algunas de ellas. La periodista está sospechada de ser testaferro del exvicepresidente de la Nación.

En 2001, y pese a los ingresos declarados, los peritos no pueden explicar cómo fueron solventados los 26 días que Kampfer pasó fuera del país. En 2004 su situación mejoró y pasó a cobrar 3233 dólares, suma que, de todas formas, no alcanzó para justificar los más de 290 días que estuvo fuera de Argentina. Si bien se consigna un vínculo laboral con Producciones Nacionales Televisivas de México en ese período, los peritos observan que falta documentación respaldatoria que explique el pago del monotributo, la compra de divisas y su sostén en el exterior.

Otro aspecto a destacar es la compra de una motocicleta Harley Davison XL 1200C por 61.600 pesos en 2009, cuando ya estaba en pareja con Boudou. Ese año, sus ingresos fueron de 22.500 pesos, aportados por la Legislatura porteña.

Con posterioridad llegó la compra de un departamento por 120 mil dólares. En su momento, explicó que ella puso 30 mil dólares, provenientes de ahorros propios, y el resto fue un préstamo de Sebastián Boudou, hermano del exvicepresidente. De acuerdo a los peritos, no existe constancia ni términos de entrega y devolución del dinero de su excuñado, deuda que fue declarada recién en 2012. Sobre los 30 mil dólares de ahorro, tampoco existe documentación respaldatoria por fuera de la que presentó ella misma en su declaración.

En 2012, último año de la pericia, como monotributista facturó 183.600 pesos. Mientras tanto, los consumos fueron de 104.298 pesos y 3.400 dólares. El total de su patrimonio fue de 858.477 pesos.

Los peritos contables destacan, a lo largo de los once años investigados, la falta de documentación que justifique el estilo de vida de Kampfer. La pericia complica su situación ante la justicia y podría, a la brevedad, ser llamada a indagatoria.

Compartir