El proceso de paz entre Colombia y las FARC dio este martes un paso decisivo. Después de meses marcados por los retrasos logísticos en la aplicación de los acuerdos, la principal guerrilla del país escenificó la dejación de armas de sus cerca de 7.000 excombatientes, que alcanzará mañana el 60% del total y está previsto que culmine la próxima semana. Fue en la zona rural de transición a la vida civil de La Elvira, en el departamento del Cauca, una región golpeada por más de medio siglo de conflicto armado que, tras el cese al fuego declarado hace menos de un año, ya ha empezado una nueva vida.

Los guerrilleros entregaron las armas a la misión de observación de Naciones Unidas, responsable del inventario y del almacenamiento de fusiles, pistolas, lanza granadas y lanzacohetes. Tanto el Gobierno de Juan Manuel Santos como la insurgencia no habían dudado, a pesar de los obstáculos, de la necesidad de cumplir con lo pactado durante cuatro años de conversaciones en La Habana. No obstante, parte del debate y de las diferencias entre las partes giraban en torno al alcance simbólico de una fotografía. Las FARC querían evitar la imagen de la entrega de armas, lo que hubiera podido transmitir la idea de una rendición. Al mismo tiempo, esa instantánea era clave para visualizar el fin de una era.

El acto estaba diseñado para que quedara constancia de la trascendencia del día. Santos iba a estar acompañado de los expresidentes de España y Uruguay, Felipe González y José Mujica, garantes de los acuerdos. Pero el mal tiempo impidió que aterrizara el helicóptero en el que viajaban. Se procedió igualmente a la escenificación. Un funcionario de la ONU recibió, con carácter simbólico, algunas armas de pequeño y gran calibre y las almacenó para siempre.

Las FARC escenifican el fin de la violencia con la entrega del 60% de sus armas

Santos intervino desde la base aérea de Cali. “Hoy, sin duda, es un día histórico. Lo que presenciamos a través de la televisión, no pudimos estar allá físicamente porque el tiempo no nos lo permitió, es algo que el país hace apenas unos años nunca hubiese creído que era posible”, afirmó el mandatario.

FuenteEl País, España
Compartir